Educar en el asombro

Ubicados en la Reserva de la Biosfera de Urdaibai en la comarca vizcaína de Busturialdea, en el País Vasco, contamos con un equipo de profesionales y unas instalaciones de primer nivel.

Cómo educar en el asombro: Fomentando la curiosidad y la maravilla en el aprendizaje.

 

 

El asombro es una emoción poderosa que despierta la curiosidad y la maravilla en los niños, llevándolos a explorar el mundo con una mente abierta y receptiva. Educar a los niños en el asombro es fundamental para fomentar su desarrollo cognitivo, emocional y social. En este artículo, exploraremos la importancia del asombro en el proceso educativo, así como estrategias prácticas para cultivar esta emoción en el día a día, en el hogar y en la escuela.

 

¿Qué es el asombro y por qué es esencial en la educación de los niños?

 

niños asombro

 

El asombro es una emoción compleja que surge cuando los niños se enfrentan a lo desconocido, lo novedoso o lo extraordinario. Es una respuesta natural ante el mundo que los rodea, y cuando se cultiva adecuadamente, puede ser una fuente de inspiración para la búsqueda del conocimiento y el aprendizaje significativo. Fomentar el asombro en la educación de los niños tiene varios beneficios:

 

  1. Estimulación del pensamiento crítico: El asombro despierta la curiosidad y motiva a los niños a hacer preguntas y buscar respuestas. Les incita a explorar, investigar y cuestionar, lo que favorece el desarrollo del pensamiento crítico y la resolución de problemas.
  2. Aprendizaje significativo: Cuando los niños se sienten asombrados, son más receptivos al aprendizaje y tienen una mayor disposición para retener información. El asombro les permite conectar lo que aprenden con sus propias experiencias y conocimientos previos, lo que da lugar a un aprendizaje más significativo y duradero.
  3. Desarrollo de la creatividad: El asombro inspira la imaginación y la creatividad. Cuando los niños están asombrados por el mundo que los rodea, son más propensos a crear, inventar y explorar nuevas ideas.
  4. Conexión con el entorno y los demás: El asombro puede fomentar una mayor conexión con el entorno natural, la sociedad y las personas que los rodean. Al apreciar la belleza y complejidad del mundo, los niños pueden desarrollar una mayor empatía y sentido de pertenencia.

 

Estrategias para educar a los niños en el asombro:

 

  1. Fomentar la observación y educar en el asombro: Anime a los niños a observar detenidamente su entorno y a explorar su curiosidad. Paseos al aire libre, visitas a museos, excursiones a la naturaleza y actividades de observación pueden ser excelentes oportunidades para despertar su asombro y alimentar su sed de conocimiento.
  2. Hacer preguntas y plantear desafíos: Estimule el pensamiento crítico haciendo preguntas abiertas y planteando desafíos. En lugar de proporcionar respuestas directas, anime a los niños a buscar soluciones y explicaciones por sí mismos. Fomentar el hábito de preguntar “¿por qué?” o “¿cómo funciona?” puede abrir puertas a un mundo de descubrimientos asombrosos.
  3. Contar historias y leer cuentos: Las historias y los cuentos despiertan la imaginación y pueden inspirar el asombro en los niños. Lea cuentos de fantasía, mitología, ciencia ficción y relatos de personas reales que hayan logrado hazañas extraordinarias. Estas narrativas pueden ayudar a los niños a ver el mundo desde diferentes perspectivas y explorar posibilidades infinitas.
  4. Fomentar el contacto con la naturaleza: La naturaleza es una fuente inagotable de asombro. Anime a los niños a explorar el mundo natural, observar animales, plantas y paisajes. Plantar un jardín, cuidar de mascotas o realizar actividades al aire libre son maneras efectivas de despertar su conexión con la tierra y su biodiversidad.
  5. Promover el aprendizaje experiencial: El aprendizaje basado en la experiencia es una poderosa herramienta para cultivar el asombro. Permita que los niños experimenten y participen activamente en el proceso de aprendizaje a través de proyectos, experimentos científicos, manualidades y actividades prácticas.
  6. Modelar la actitud de asombro: Los adultos tienen un papel importante en el desarrollo del asombro en los niños. Mostrar una actitud de asombro y curiosidad ante el mundo, expresar sorpresa ante nuevas experiencias y compartir sus propias maravillas personales pueden inspirar a los niños a adoptar una mentalidad similar.

 

Educar a los niños en el asombro es una de las mejores inversiones que podemos hacer en su desarrollo integral.

Fomentar la curiosidad, la maravilla y el pensamiento crítico desde temprana edad les proporciona las herramientas necesarias para enfrentar el mundo con una mente abierta y receptiva. Al alimentar su asombro, no solo estamos formando mejores aprendices, sino también individuos más empáticos, creativos y conectados con el entorno y las personas que los rodean.

Como adultos, tenemos la responsabilidad de cultivar el asombro en los niños, brindándoles la oportunidad de descubrir la belleza y complejidad del mundo que los rodea y, en última instancia, preparándolos para convertirse en ciudadanos conscientes y comprometidos con la búsqueda del conocimiento y el bienestar de la sociedad.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *